28 de octubre de 2010


Cerré los ojos para no verte partir, por dentro sentía como tus pasos se alejaban de mi. Corrí rápido a donde nadie me pudiera ver, no podía dejar que unas lágrimas hicieran notar que todo mi orgullo se había ido con vos, junto a mis besos y mis abrazos. Si pudiera pedir un deseo, no pediría que vuelvas, sino que nunca hubieras aparecido en mi vida. Todo el tiempo que sufrí por vos no me lo devolverá nadie, y lo que más me duele es que arrancaste de mi las ganas de buscarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te copies ;)