30 de octubre de 2010



Con el tiempo aprendemos que hay tres momentos en la vida que uno no puede remediar: la oportunidad que dejamos pasar, la cita a la que no asistimos, y la ofensa que ya pronunciamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te copies ;)