1 de noviembre de 2010

Hay tantas cosas que deseo decirte que no estoy segura de por donde empezar. ¿Debería comenzar por decirte que te amo? ¿O qué los días que pasado contigo han sido los más felices de mi vida? Podría decir todas esas cosas y todas serían verdad, pero mientras las vuelvo a leer, lo único que pienso es que me encantaría poder estar a tu lado ahora, acariciándote la mano y disfrutando con la imagen de tu sonrisa hermosa. En el futuro, sé que reviviré nuestros días juntos un millón de veces. Escucharé tu sonrisa, veré tu cara y sentiré tus brazos alrededor de mi cintura.Echaré de menos todo eso, más de lo que puedas llegar a imaginarte. Eres un chico de los que ya casi no queda, y valoro muchísimo esa cualidad en tí.Haces que todo lo que hemos compartido sea incluso más especial, y así es como quiero recordar los días que he pasado contigo. Pensaré en tí todos los días. En parte tengo miedo de que llegue un momento en que tú no sientas lo mismo, de que te olvides de lo que hemos pasado juntos, así que te propongo un juego: estés dónde estés, y sin importar lo que pase en tu vida, la primera noche de luna llena de cada mes, igual que la que brillaba en el firmamento el primer día que nos conocimos, quiero que la busques en el cielo nocturno. Quiero que pienses en mi y en los meses que hemos compartido, porque esté donde esté, y sin importar lo que pase en mi vida, esa será exactamente lo que yo estaré haciendo. Si no podemos estar juntos, al menos podemos compartir ese momento, y quizás entre los dos consigamos hacer que este sentimiento perdure para siempre. Te amo, y espero que cumplas la promesa que un día me hiciste.Si rompes tu promesa, me romperás el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te copies ;)