12 de enero de 2011


Con el tiempo aprendes la sutil diferencia entre tomar una mano y encadenar un alma; aprendes que amar no es apoyarse en alguien y compañía no siempre significa seguridad. Y empiezas a aprender que los besos no son contratos ni los regalos, promesas, y empiezas a aceptar tus derrotas con la frente alta y la mirada al frente, con la gracias de una mujer, y no con el dolor de una criatura. Y aprendes a construir tus caminos en el presente, porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes y los futuros tienden a caerse en mitad de vuelo. Con el tiempo aprendes que hasta la luz del sol quema si te expones demasiada a ella. Entonces siembras tu propio jardín y decoras tu alma en lugar de esperar que alguien te traiga flores. Y aprendes que en realidad puedes resistir, que eres fuerte de verdad, que vales de verdad, y aprendes con cada adiós, aprendes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te copies ;)