3 de enero de 2011

Dicen que nada es para siempre. Pero son las personas que carecen de ilusión, de ganas, de fuerzas para luchar, las que se lo creen. A veces el tiempo vuela, y un “para siempre”, no es tanto como parecía. Yo estoy dispuesta a continuar andando, a llegar hasta el final, hasta “para siempre”, ese lugar desconocido para muchos. Que el amor perdure después de la muerte. Que sea un amor infinito, sin límites, sin barreras. Y que cuando las haya, seamos capaces de superarlas. Siempre he dicho que esto es cosa de dos, y esta vez no va a ser diferente. Puede que muchos piensen que es exagerado, que son sólo palabras, pero yo sé que hay más. Que tenemos muchas posibilidades. Porque tenemos ganas de despertarnos abrazados cada domingo, y tenemos una lista de planes alternativos para que nuestra vida no sea excesivamente rutinaria. Porque queremos y nos queremos, y con eso sobra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te copies ;)