1 de enero de 2011

¿Sabes por qué me gustaban las conversaciones contigo? ¿Por qué me encantaban tus mensajes? Porque escribías alargando las palabras, y puede que sea una estupidez adolescente; pero el hecho de que hilaras mas de cuatro frases seguidas y gastases tu tiempo en algo para mi, me hacia sentir muy bien. Recuerdo esas noches, que me quedaba despierta solo para hablar contigo, acurrucada en la cama; tus palabras se enroscaban alrededor mío y me daban calor. Y yo creía, que estabas ahí, justo a mi lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te copies ;)