24 de febrero de 2011

Aquellos besos por el cuello lentamente y con cariño,
que me dabas me llenaban de esperanza y de ilusión,
sigo recordado el día que murió mi corazón.
Recuerdo que mi vida por ti hubiera dado,
dudo que exista alguien que te ame como yo,
nunca te falto de nada, porque te di todo.
Quiero dormirme y despertar, saber que jamas te perdí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te copies ;)