26 de febrero de 2011

Estas semanas sin verte me parecieron años. Tanto te quise besar que me duelen los labios, mira que el miedo nos hizo cometer estupideces. Nos dejo sordos y ciegos tantas veces. 
Y un día después de la tormenta cuando menos piensas sale el sol. De tanto sumar pierdes la cuenta, porque uno y uno no siempre somos dos cuando menos piensas sale el sol. Te llore hasta el extremo de lo que era posible, cuando creía que era invencible. No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo aguante. Y lo mejor siempre espera adelante.  





No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te copies ;)