18 de febrero de 2011


Un día soñé que todo era felicidad,
pero al despertar me encontré con la cruda realidad.

Y por eso quise seguir dormida, 
para soñar con ese mundo de felicidad y alegría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te copies ;)