18 de febrero de 2011


Y a él, se le ocurrió pronunciar esa frase tan famosa y tan estúpida que le viene a uno a la cabeza y dijo;
- Te quiero.
Y entonces ella dijo otra de esas estupideces que se dicen en esos raros momentos de nuestras vidas, cuando parecen mágicos, únicos e importantes, y no tememos que el cielo se desplome sobre nuestras cabezas ni que la tierra se abra bajo nuestros pies, porque moriríamos felices, entonces ella concluyó;
- Para toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te copies ;)