8 de abril de 2011



Los hombres son como el café: dulces, fuertes y calientes. Como las palomas: cuando pueden, te cagan. Como los músicos: llegan, tocan y se van. Como los libros infantiles: puro cuento. Y lo mejor es que son como un colectivo: pierdes uno y llega otro. 

2 comentarios:

  1. Tambien como los telefonos publicos, de 100 solo funciona uno, y siempre esta ocupado ;)
    Genial tu blog :D

    ResponderEliminar

No te copies ;)